Una antigua librería bajo el Arco de la Almedina

img_20161215_163728Un día estaba en Évora hablando con un profesor que hacía años vivió en Coimbra, y me preguntó si seguía abierta la famosa tienda de libros que estaba debajo del arco de la Almedina. Respondí que no, que allí había un negocio de recuerdos turísticos (más algún libro, tal vez). Me explicó que posiblemente era la misma librería, aunque vendían también souvenirs. Yo seguía pensando que ese recuerdo de la librería nada tenía que ver con el puesto actual, hasta que un día entré.

En efecto, esa era, fue, había sido la conocida librería de viejo. Un sitio pequeño, sencillo, rústico; un espacio medieval cuyas paredes estuvieron antaño repletas de libros. img_20161215_163841Al principio trabajaron con fondos de edición; luego, con libro usado, de diversas materias académicas como Historia, Derecho o Filosofía. Vendían millares de obras, hasta que todo cambió.

img_20161215_165524

Librería en Vizconde da Luz

Entonces, tuvieron que trocar la venta de mercaderías y empezar a incluir souvenirs. No fue por gusto. Fue un cambio drástico impuesto con una quiebra casi total del negocio ante el descenso de la venta de libros hacia el año 2000. Los numerosos ejemplares que antiguamente vendían en un día comenzaron a necesitar todo un año para ser adquiridos. El mismo descenso se notó en la tienda del hermano, en un antiguo portalillo estrecho de la Calle Vizconde da Luz 65, cuyas escaleras conforman las estanterías.

Ese declive afectó igualmente a las ventas en otras lenguas, pues los extranjeros antes compraban volúmenes en francés, inglés, alemán…, pero luego dejaron de hacerlo. Así se evidencia que no se trataba sólo de un fenómeno local. La globalización participaba una vez más ayudando en la pérdida de la cultura, de forma voluntaria o involuntaria.

El libro digital parece ser otro de los causantes de que se compren menos libros de papel, con el consecuente cierre de numerosas librerías, como está ocurriendo en esta ciudad. Incluso se ven mermados los puestos de venta en la calle, con libros colocados sobre tejidos en el suelo, que  tanta calidez dan al pavimento, que convierten las frías piedras en espacios al aire libre acogedores e ilustres.

img_20161215_164445En ese contexto de desinterés hacia el libro en papel, me comenta con nostalgia Ricardo Martins –el dueño– que lo peor es que tampoco se dan ya en la tienda las interesantes y concurridas tertulias de antiguamente. Profesores, alumnos, curiosos y autodidactas se reunían allí para hablar –comprasen o no libros– inmersos en unas conversaciones asombrosas repletas de ideas y conocimiento. Unos fallecieron, otros envejecieron, otros se fueron y no volvieron; cada año van acudiendo menos contertulios, sin que nadie sustituya a los ausentes.

Ese drama para la cultura libresca recuerda cómo se desvanece el mundo del libro, conformado no sólo por sus ejemplares escriturarios, sino también por las personas que los leen y que hablan de ellos, y por los espacios que tradicionalmente los albergan. Aquella historia de las tertulias en su contexto natural ha sobrevivido durante siglos, pero ahora va perdiéndose irremediablemente, con el consiguiente empobrecimiento intelectual que todo ello comporta. La situación recuerda a lo que Saramago describía en La Caverna. En fin, esperemos que el futuro sea más alentador para la cultura, aunque los pronósticos son bastante lúgubres en cualquier parte del orbe.

_

Sugerencia de cita de este artículillo:

Leonor Zozaya-Montes (2016): “Una antigua librería bajo el Arco de la Almedina”, en Coimbra cultural (documento en  línea, https://coimbra.hypotheses.org/641; consultado el [fecha de consulta]).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.