2. Comer en Coimbra

Para pasear entre monumento y monumento, es preciso localizar dónde reponer fuerzas. Es importante tener en cuenta las costumbres en la hostelería conimbricense. Principalmente, el horario: se come y cena pronto, lo cual implica que cierran la cocina a una hora prudente. El fin de semana cierran muchos restaurantes.

En general, se come bien y barato en la ciudad. Por unos 10 euros puede pagar una buena comida o cena generosa. Tan generosa, que en los restaurantes y casas de comidas es prudente pedir sólo media ración por persona (y si queda con hambre pide después, cosa dudosa). Dependiendo del local, media ración puede equivaler a más de una en España. La cerveza es barata en los bares (suele ronda un euro o 1’5 €).

Si ya de por sí comer es barato, hay precios especialmente pensados para estudiantes. En las cantinas del campus universitario puede comer entre unos 3 € el menú express (sopa, baguette y tang), ó 5 € una rica pizza finísima grande en la cantina al pie de las Escadas Monumentais. También hay otros menús que encarecen, pero sigue siendo muy recomendable, pues por 6’5 € tiene buffet de comida y bebida, con agua y vino, en la Cantina de São João, situado en un edificio histórico que también de paso debe visitar. Otros menús pueden subir a los 7 € (como por ejemplo en “Justicia y paz”).

Las tapas (“petiscos”) no suelen ser gratis en este país. Normalmente se sirve pan, aceitunas y queso, como el que trae albricias… pero luego los cobran, y esta práctica no es lícita. Si prefiere saber si lo cobran, puede preguntar directamente cuando lo traigan si es gratis (“é de oferta?”). Si le dicen que no, y no le apetece comerlo, puede decir “retírelo, por favor”, pues en ocasiones si queda en la mesa lo cobran después.

Ya en la mesa, ¿qué comer? Casi de todo. Siempre es recomendable preguntar en cada local por la especialidad de la casa. En general, en Coimbra, al igual que en Portugal, es típico tomar sopa de verduras (que suele tener alguna legumbre) antes del plato principal. La ciudad tiene buena carne a la plancha, o carne guisada, como la fantástica chanfaina (cabra vieja cocida toda la noche en vino tinto) y buen pescado (bacalao, carapão, sardinas…). El lechón tiene mucha fama en la ciudad. También es típica la dobrada, que, lejos de ser el pescado (dorada), es un guiso de tripas con alubias, similar a los callos con garbanzos. El feijoão es muy típico, un plato de alubias pintas con arroz, generalmente. Los huesos de cerdo cocidos (“ossos”) son típicos en bastantes restaurantes, pero personalmente los encuentro bastante insípidos. Las verduras cocidas suelen ser muy buenas.

Hay una forma de hacer chorizo un tanto impresionante, que consiste en bañarlo en alcohol y quemarlo en presencia de los comensales. Atención, pues hasta ahora sólo he visto hacerlo con alcohol etílico para fines sanitarios que incluye aditivos que no hay que ingerir, su ingestión está prohibida pues ciega. Si se le antoja comerlo, asegúrese de que lo cocinan con un alcohol comestible.

Si quiere nombres, algunas recomendaciones son:

20150523_154638

Restaurante Zé Manel

* Zé Manel dos Ossos (Beço do Forno, 12): Buenísimo, experiencia culinaria muy especial. De precio fantástico y calidad fabulosa. Recomiendo encarecidamente ir con antelación (avisen siempre al dueño de que les haga un sitio) y, si procede, espere con paciencia las filas que se forman en la puerta para que llegue el turno. Mis favoritos son la chanfaina, y de postre el dolce de almendois, impresionante. Cierra sábado noche y todo el domingo.

* Casa Giro (Rua das Azeiteiras, 39): Muy bueno, allí recomiendo el bacalao, por ejemplo. Abre sábados y domingos hasta tarde.

* Zé Neto (Rua das Azeiteiras, 8): Muy bueno. Con espacio para grupos.

* Quim dos Ossos (Rua Antonio de Vasconcelos, cerca de Rua Zaragoza): casa amable y acogedora, que sirve platos típicos como la dobrada (como los callos con garbanzos, pero con alubia blanca).

* Cova Funda – o espanhol (Rua da Sofía 117). Comida portuguesa con buenos precios y buena calidad. Sirve comida de la región; no ofrece comida española, pese al nombre.

* Solar do Bacalhau: Tiene menú del día a buen precio (otras opciones se suben un poco de precio). Con salones modernos espaciosos, es una opción interesante para grandes grupos.

Algo apartados del centro antiguo de la ciudad: 

Casa da Mabilia (Rua Figueira da Foz, 114; ubicada por la zona de la estación de autobuses): es un lugar acogedor con personal encantador que te hará sentir como en casa. Sirven comida de calidad a muy buen precio, típica de la zona.

* Rui dos leitões: Si tiene coche (o va en taxi) y le apetece tener una grata experiencia culinaria, puede ir allá a tomar lechón al espeto, con la piel crujientemente aromatizada… en algunos lugares por lo visto lo sumergen en vino blanco helado a mitad de la preparación.

_

Aquí se descarga el mapa de la ciudad con los principales monumentos